POSADA

                       A José Posada


Borbotones de amor
me penetran esta noche.

El corazón se expande,
la respiración se altera.

Tus pestañas juguetean
alegres
con mis senos palpitantes;

el exquisito néctar,
manjar de mujeres y hombres,
humedece mi sexo ardiente,
posee tus sueños
delicadamente.

Erótica amistad,
rareza para los elegidos,
los del corazón abierto,
mente encendida,
alma limpia e inocente,
deseo sincero,
pornográfico,
perenne.

Una vida ha sido necesaria
para encontrarnos,
sólo una más te pido:
un beso furtivo,
una feliz caricia,

 el abrazo que nos convierte
en uno sólo,
las palabras,
el calor siempre vivo
de tus ojos al mirarme.

 Debilidad de un corazón libre,
lo reconozco,
esta amistad necesito
como los versos,
la sangre,
el aliento.

 Beatrice Borgia, 3 de Noviembre de 2010

Anuncios

PARA AMAR A LA MUJER DEL MILENIO (II)

Sean sus pechos fuente de amor,
alimento y placer,
nunca el medio en que buscar
torpemente
la emisora “Cadena Dial”;

su piel
manantial en que beber
su exquisito néctar de miel:
saboréalo        lentamente
de la cabeza a los pies,

y sus labios
hogar y lecho ardiente
para entretenerte alegre
confiado
paciente.

No fracciones sus anhelos:
más allá de sexos y pechos
florecen en su limbo sensual
manos            piernas
nalgas            vientres.

Poco importan las acrobacias,
el orgullo de tu falo erecto
o la resistencia en el envite
si la calidad no acompaña:

escaso goce
para un alma de fuego,
mísero divertimento
para la mujer del milenio.

Beatrice Borgia, 22 de Agosto de 2011

NUESTRA ARMA ES LA PALABRA

La policia golpea a un fotógrafo y una joven”
PÚBLICO, 19 de agosto de 2011

Habéis despreciado
la silla reservada
desde el mundo de los vivos
a pesar de vuestra saña.


Nuestra arma es la palabra

El odio inunda miradas
los puños retienen la rabia
y sangran las botas
de un orden inexistente
hoy y mañana.

Nuestra arma es la palabra.

El miedo es vuestro escudo
y regresáis a las cloacas
donde os esperan
en tinieblas
las hermanas cucarachas.

Nuestra arma es la palabra.

Por cada niño golpeado
cien más gritarán ante las cámaras;

hasta que lloréis lágrimas de sangre
por cada inocente
por cada joven
por cada inmigrante
por todas y cada una
de nuestras indignaciones

pues nuestra arma es la palabra.

Podréis descargar vuestra miseria
apaleando nuestras entrañas,
podréis reventarnos con violencia
y arrebatarnos la vida con saña
pero no miraremos a otro lado:

en cada esquina una cámara
en cada balcón ojos que indagan
en cada calle voces que gritan:

¡nuestra arma es la palabra!

Beatrice Borgia, 20 de Agosto de 2011

http://www.youtube.com/watch?v=9zJCgUu5mtE&sns=fb

ROSA ROSAE

En la fragancia de tu nombre
perfilo promesas innombradas

y riego tus labios
ávidos de ternura
con mi néctar ardiente
aplacando tu fuego.

Pliego mi piel
al capricho de tu piel
mis versos
al servicios de tus besos

vierto brotes de esperanza
en el mínimo vientre
que un día germinará vida
irremediablemente.

Sean tus senos
cuna y placer

lameré incansable
la sal de tus heridas
entre surcos de ternura
mi lengua
en tus muslos
tu espalda
tu sexo.

Que no nos cuenten más historias:
el príncipe era una rana
y entre rana y rana
arde conmigo, hermana!

Beatrice Borgia, 13 de Agosto de 2011

 

LOS GRANDES AMORES

Los grandes amores
nos dan alas cada mañana
suspirando entre algodones
aferrados a la esperanza.

Los grandes amores
nos extravían y atrapan
perdemos el rumbo sin que importe
erotizando cada gesto
cada palabra.

Los grandes amores
nos acompañan toda la vida
lloramos su ausencia
aunque sean inmortales
eternos supervivientes
en el océano de la memoria.

Los grandes amores
son trágicos e imposibles

se evaporan en nuestros labios
marcan nuestros destinos
desgarran almas
devastan corazones

seguimos adelante
con la esperanza inquebrantable
de que un gran amor
de nuevo
atalante nuestros sueños
viva nuestras pasiones.

 Beatrice Borgia, 3 de agosto de 2011

QUEDA´T DE MI

 

 

 

 

 

 

 

 

Em quedá el teu verí
afegit als llavis
la dolenta tristesa
                   als ulls

sospirs que esclaten
en els llençols de l´adeu

em quedaren l´angoixa
la por al cor
les llágrimes al pit
i la mort a la gola

el sexe vuït

i la vida
sempre la vida
esclatant rabiosa
vora el meu camí.

Si tan sols un glop de tendressa
quedara als dits
tal volta els díes foren
                menys rabiosos

menys fosques les nits.

Beatrice Borgia