TRABAJO

poeta

 

 

 

 

 

 

 

 

Mama ¿no puedes trabajar
de poeta?

Hijo
los poetas no servimos
para producir nada

no es algo nuevo
ya lo han dicho otros poetas

nos pasamos la vida
hilando sueños
para niños grandes

(y algunos no tanto)

pero las palabras
que nacen del coño
las entrañas               y el alma

no venden demasiado
sin rendir pleitesía
al mandamás de turno

y perdona, hijo
pero a tu madre
le pilla grande

para chuparla sin ganas
y cambiar de chaqueta

que a estas alturas
no estoy por la labor
de ponerle precio
a tu risa

y a mis poemas.

Beatrice Borgia, 22 de Enero de 2013

ENTRE GUIJARROS

5610234-pies-de-nino-junto-a-la-pila-de-rocas-de-la-playa

 

 

 

 

 

 


Avanza el camino entre guijarros a pies desnudos
y no se detienen las hojas en su danza tardía.

Pero llueve, escondidos en muros que anclan las risas…
entonces extendemos la mano
y otra piel nos recuerda que vivimos
en días trabados al abrigo de recuerdos,
pero también frente al calor de los náufragos.

Y dar otro paso sin certeza ni destino
tan solo seguir avanzando.

Beatrice Borgia, 15 de Enero de 2013

BAJO LA PIEL

bajo la piel

 

 

 

 

 

 

Torpes aprendices de máscaras
y abrazos contenidos

desandamos el camino
antes de recomponer los trazos
y el suspiro de un colibrí
despeina los pasos trabados

¿y si levitamos las capas?

funámbulos crepuscularios
seguimos danzando sin verbo
pero sí importa el deshielo

bajo la piel
estamos no estando.

Beatrice Borgia, 11 de Enero de 2013

FALTAN DATOS

 

 

faltan datos01

 

 

 

 

 

Te faltan datos
murmuras

psicópata engreído

y es cierto
claro que faltan datos:

el aislamiento y la neurosis
la sangre en el sofá dormido
el terror entre sonrisas y gestos
las ganas de salir corriendo
saltar con el coche en marcha
dejar de rasgarse por dentro
de llorar por todo y nada

faltan datos

pero a ti
carroñero declarado
demente empedernido
te falta el más importante:

que hace tiempo
dejé de tenerte miedo.

 

Beatrice Borgia, 9 de Enero de 2013

 

MANOS

 

 

 

 

 


Lo diré sin rodeos:

me cago en los machos Alfa
que bombean ochenta veces
por minuto

y te convierten            sin pedirlo
en Barbie posturitas;

machos Delta
que ser ruborizan y bloquean
embebidos en palabras
alzando las pieles a las tantas

o mejor
Lambda

mientras pincelan galimatías
entre surcos y sábanas
rescatando el Norte perdido
al calor de los anhelos

pero siempre acabo
enredada entre Betas
sin importar

si son altos o bajos
delgados o gorditos
o si sufrieron de nuevo
el gatillazo de turno

tan solo necesito
que quiebren el adobe

y me hagan soñar.

 

Beatrice Borgia, 6 de Enero de 2013