SOY MALA

5-razones-mujeres-masturbarse

 

 

 

 

 

 

Me gustan las tardes de tormenta

cuando los rayos amenazan el horizonte
mientras cuento las gotas en el cristal:

estarás sumando calendarios
o recogiendo en la caja verde
el aroma de puentes y abismos

pero ya sabes

no tengo tiempo para promesas.

Puedes guardar las lágrimas
o preparar un cocktail:

tal vez sacien al firmamento.

No tengo tiempo
(ni lo quiero)

para el principio del amor

porque sé qué vendrá después:

las llamadas a cualquier hora
el ansia de poros y rocíos
el grito constante entre las piernas

hasta la última muerte
donde seremos lluvia

tras el cristal.

Por eso

me masturbo a diario
(a dos manos)

para acallar la inquietud del verbo.

Pero ya te lo advertí: soy mala.
Muy mala.

 

Beatrice Borgia, 24 de septiembre de 2013

Anuncios

HABITACIÓN 211

habitación-tipo-del-hospital-de-torrejón-def

 

 

 

 

 

 

Radioterapia.

Radio
radio
radio

la radio vomita
la certidumbre del verso caduco
y no somos nada

nada es nadie
nadie es

apenas

una voz al otro lado del teléfono
mientras las horas recogen grietas
donde la noche ahonda sin calma.

Pero no ahora.

Ahora
un duende blanco
teje mariposas:

florecen sonetos
entre el odio y el amor

siempre el mismo
y siempre distinto.

Cáncer.
Metástasis.
Mierda.

Tal vez rasgarse la aorta.

Pero no.
No ahora.

Porque ahora estalla el viento

y nos tomamos las huellas
mientras Eros desciende
y son otros los ojos

son otras las lágrimas.

Porque nos sobran las risas
los te quiero a bocajarro
(esos no sobran nunca)

y quiero más
mucha más

de la magia que habita
en la habitación

doscientos once.

Donde la noche
hace aguas.

Beatrice Borgia, 20 de septiembre de 2013