masturba1

 

 

 

 

 

 

 

 

oso adentrarme en las palabras
para explicar algo que me arde muy adentro
y no encuentra piel ni consuelo.

de un tiempo a esta parte las aguas parecen distintas:

cuando avanzamos tomados de la mano
algo late vientre abajo antes de deleitarse en el pubis
y ese ser chiquito que habita (agazapado)
entre los labios menores

se esmera en brincar

tratando de rasgar los tejidos que se interponen
entre su pulso y ese torrente sanguíneo que (intuye)
contempla el mismo entusiasmo.

y si me atrevo a declarar todo esto es porque
esta mañana me ha sucedido algo de lo más curioso.

andaba en mis cosas
pasillo arriba pasillo abajo
al percatarme de la imperiosa necesidad
de una sesión de rasurado del vello púbico
(disculpen la crudeza del lenguaje):

al abrir las piernas y comenzar la labor precisa
pareciese que el clítoris quisiera salir corriendo
pronunciando su nombre

y andaba el pobre tan desconsolado
que no he podido más que darle placer
rumiándole entrecortadamente
lo solicitado.

ahora
con los dedos impregnados
del delicado aroma del orgasmo
no puedo más que
conservarlo
intacto

pues sin habernos aún paladeado
estoy convencida de habernos hecho el amor
en cada abrazo

en los besos que nos place robarnos
(y cuánto nos place)

incluso en los dedos
entrelazados
mientras el sudor
nos mantiene
encendidos

sea invierno
o verano.

 

Beatrice Borgia, 17 de junio de 2015

Anuncios

Candado-Marca-Registrada

 

 

 

 

 

 

he inscrito al amor

en el registro de la propiedad intelectual
y lo declaro como única propietaria
en base al Real Decreto 281/2003 de 7 de marzo

es por ello que deberan acogerse a la creatividad del lenguaje
o desarrollar complejos vericuetos para darse a las caricias
responder al cortejo con predilección y una pizca de ternura
y reescribir cada uno de sus versos con aprecio apasionado
a riesgo de sucumbir al fantasma de la apropiación indebida
del trabajo
ajeno.

al fondo se acerca una horda de plagiadores (lo sé):

llegan con la universalidad del verbo como escudo
pero el artículado de la legislación pertinente
ha sellado el placer de los amorosos
con el cuño correspondiente
en papel oficial.

y me propongo inscribir al viento

a la sal de las dunas en otoño
a las alas con todas sus plumas
al crepúsculo al acercarse las regaderas
(borren de sus poemas cualquier alusión)

y vamos a sumar y registrar
y registrar y sumar
y denunciar

en la absurdez de las cárceles

de papel

 

Beatrice Borgia, 13 de junio de 2015

Flor en el desierto

 

 

 

 

 

he hecho los deberes.

ya no me despierto treinta veces
sacando punta a las frases
o buscando el falso techo
del vuelo alemán.

mi victoria consiste en asomarme
con las uñas limadas

blandir un trozo de nieve entre los labios
engarzando atonalidades a dos tiempos
y entendernos al fin en este destierro impuesto
por las faltas de las amapolas
al deshojarse.

nada importa:

te deseo al menos cuarenta primaveras
con sus correspondientes veranos
y que los otoños peinen las aceras
antes de rondar tus pasos.

de los inviernos

mejor no hablar
Beatrice Borgia, 9 de junio de 2015