Publicado el

 

 

 

 

con las llaves entre los dedos

pero tienes que
hacerlo
bien:

una entre los nudillos del índice y corazón
otra entre el corazón y el anular
y las anudillas con todas las fuerzas
de las que gritaron “no”

de los gritos
y gritos
y los “no”

y más “no”.

o también sirve
agarrar un bolígrafo
para que no te agarren
con alevosía
y

premeditación

y nos damos a los caracteres
en los grupos de whatsapp
con la fórmula infalible
para dejar de ser gacelas
en un universo de panteras

o damos un zarpazo

y dejamos los tapetes de ganchillo
y las novelas de media tarde
y esa pose tan linda
de las chicas bien
al amparo

de sus prohombres

y nos cagamos en la hostia
que resulta tan poco poético
aunque versa al fin
y al cabo

y nos versamos
en guerrillas de leonas
por las calles
y los mares:

que las tintas sean otras
que otros sean

los finales

Beatrice Borgia

Anuncios

2 Respuestas a “

  1. tx1sk0

    Me encanta como declaración de intenciones, como alegato y, claro está, como poema.
    No pillo lo de las llaves entre los nudillos. ¿Hablamos de autodefensa? ¿Igual que el no-alevoso boli?
    Saludos.
    (Si tienes un momento, sácame de dudas).

  2. Sí, más de una noche he vuelto con las llaves así, lo triste es cuando descubres que es de lo más común 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s