SOSPECHOSA

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Señora
muestre su dni!

No
no se haga la inocente
usted es          sospechosa

de hacer caldos por las noches
con cabezas y espinas sobrantes
vestir con ropas usadas
remendando los rotos
                                    cotidianos

no me cuente historias
que si dejó a su hijo en el colegio
que si llega tarde a la oficina

es        sospechosa

de no utilizar cajeros
iluminarse con velas
leer a diario
maquillarse cada mañana
y sonreir
            en las aceras

queda usted fichada
pues lo que es más grave
es        sospechosa

de la rebelión de los abrazos
de preocuparse por amigos
                        y vecinos                      

mirar al mundo de frente
y desterrar al miedo
            en cloacas
                        e
                        t
                        e
                        r
                        n
                        a
                        s.

 Beatrice Borgia, 20 de Junio de 2012

BESOS ROBADOS

 

 

 

 

 

 

Aletean suspiros
en tus labios al viento

respiro a conciencia
la húmeda esencia
de tu piel de fuego
en el baile íntimo
de las ocultas esferas

desbordados en versos
             del amor al odio

y las pieles se pliegan
entre amistad
y
       d
         e
            s
              e
                o

entre la multitud
respirarse a un tiempo
robando besos soñados

a ojos

a
b
i
e
r
t
o
s.


Beatrice Borgia, 18 de Junio de 2012

DESPEDIDA

 

 

 

 

 

Ahora que tu ausencia
se ancla en mis entrañas
deshojando la esperanza
entre muros ahogados
y grietas que no callan

cuando el día se acaba
el dolor se alía
con el cansancio
rasga otro hilo
y otro
y otro

y te sientes más pequeña
y solo deseas dormir
el sueño eterno

no tengas miedo
es la hora
de la despedida;

llévate contigo
mis rizos en tus pestañas
los gorriones en la terraza
mis besos de hada
bordados en tu falda

perpetuo viaje
a ninguna parte

que te acompañen
mi risa de niña
la inocencia que no muere
el calor de cada abrazo
adherido a tus abrazos

llévate la aurora
y la luz del mediodía

ahora soy yo
quien ahoga fantasmas
atrapando viejos monstruos
en las celdas de tu morada

cuidaré tu reino
regando cada día
tus risas en mis labios

acunando
una nueva melodía.
Beatrice Borgia, 6 de Abril de 2012


LA MUJER DEL VIENTO

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy la mujer del viento
etérea como el mejor
            de tus sueños

suspiro en tus labios
                    abiertos

acaricio claros de luna
en tu pelvis
             alzada al vuelo;

mujer de arena y agua
despuntando brotes
            de gloria

humedad cautiva
de miradas lascivas

danzando con descaro
entre los pliegues
            de tu tez morena;

mujer de fuego eterno
devorando cada segundo
tu deseo
              despierto

encendemos la ternura
comulgando las palabras
mueren la angustia
            y el recelo

nuestros sexos
entonan un canto perfecto
en las mañanas
            de invierno;

soy el quinto elemento
arrasando tu alcoba.

Beatrice Borgia, 23 de marzo de 2012

PARA SER EL HOMBRE DEL MILENIO

 

 

 

 

 

 

Siendo niño
soñar con cuentos
              encantados

donde el príncipe rana
se transforma en príncipe
                          enamorado

jugar con tus amigas
entre cocinas y pelotas
muñecas
            camiones
                        fregonas

sonreír con la mirada
mientras gritas “te quiero”
entre bromas y carreras
libros y tableros;

y siendo adulto
no perderse en el juego
del hombre del pasado
entre normas
            anquilosado

llora cuando sufras
discúlpate
cuando sea necesario

repudia el orgullo
a destiempo
siente el dolor de tu amada
en tu pecho

sin violencia
                 ni temores

frente a frente
lado a lado
compañera de viaje
en las calles
                   batallando

siendo libre
es tu destino

mirar a la vida de frente
no errar el sendero
reconocerte al acostarte

ser el hombre del milenio.

 
Beatrice Borgia, 29 de febrero de 2012

LIBERTAD

 

 

 

 

 

 

La libertad
toma las calles
despierta de su letargo

mana en los hogares
despojada de ira

ahoga el miedo
en cada esquina

acoge en su seno
alborotado
ríos de lucha
gritos indignados

buitres sedientos
acechan su paso
alzan sus garras        al vuelo
ocultan su rumbo       asustados

la libertad
no es un cheque en blanco
para saciar apetitos
no se apaga con los golpes

ni se vende en estancos
ultramarinos
supermercados

la libertad
tiene rostro de joven
con un libro bajo el brazo.

Beatrice Borgia, 21 de Febrero de 2012

LLUIS VIVES RESISTE

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía de Román Porras

 
Valencia, seis de la tarde. Mientras me preparo para una jam poética, una voz al otro lado del teléfono exclama, rota de rabia: “¿No has visto lo que está pasando? hay diez detenidos, vuelven a cargar contra los chavales del Lluís Vives”. De repente, no tenemos el cuerpo para poesía ni para reír entre amigos, mientras las escenas de violencia injustificada siguen multiplicándose en la pantalla del portátil.

Acudimos a la puerta del instituto. Cientos de personas suman sus voces a las reivindicaciones de unos jóvenes que han sido apaleados como escoria por ejercer uno de sus derechos en un país supuestamente democrático, esto es, manifestar su disconformidad de forma pacífica ante los abusivos recortes en un servicio tan básico como el de la enseñanza. Paradójicamente, el Gobierno emplea miles de euros de nuestras arcas, esas mismas que dice estar en las últimas, en sacar a las calles a verdaderos ejércitos de policía entrenados como perros de presa.

En la puerta del instituto una de las profesoras nos comenta brevemente, entre lágrimas, cómo al acudir al centro a dar clase uno de los policías, sin mediar palabra, la ha tirado al suelo entre insultos y golpes, ante la incredulidad y estupor de la docente.

Sumamos nuestra rabia a la de los que, desde el miércoles pasado, resisten el frío y el miedo con las entrañas encendidas de indignación, ocupando la calle con sus gritos de protesta mientras algunos conductores se alteran por no llegar a tiempo a sus hogares para ver Sálvame o el informativo de turno, descreídos de que algo pueda ya cambiarse, resignados a tragar cuanta basura que sea necesaria.

En esos momentos, sin provocación previa que lo justifique, una veintena de agentes empieza a correr hacia el grupo de chavales, disparando pelotas de goma, golpeando con sus porras, dando patadas a diestro y siniestro a todo el que está a su alcance. Acorralan a un joven de unos diecisiete años y, entre tres agentes, muestran su valentía apaleándolo hasta la saciedad entre gritos ahogados de dolor y llantos de desconsuelo; sus amigos poco o nada pueden hacer por él, salvo correr y ponerse a cubierto.

Mientras tanto, una niña de quince años aproximadamente tiembla a mi lado, sentada en el suelo y mirándose los zapatos, sin entender cómo funciona este país, por qué les están machacando. Le han robado la inocencia demasiado pronto, sus sueños se han transformado en pesadillas, tal vez incapaz de tomar las riendas de un nuevo día con alegría, con el odio inundando su cuerpo.

Pienso en la enorme lección que nos están dando con su resistencia, iniciando un camino peligroso pero necesario en el que deberíamos retomar la conciencia de clase trabajadora de la que ya nadie se siente parte integrante, desde la que fueron posibles grandes revoluciones sociales en el pasado. Como un todo podemos hacer frente a la barbarie, abandonando ese individualismo que impregna nuestros hogares, caminando unidos, mirando hacia adelante.

No quiero que el día de mañana, en los ojos de mi hijo, la libertad sea sólo una palabra de los libros de texto.

Se lo debo.

Beatrice Borgia, 20 de Febrero de 2012

DIGNIDAD

 

 

 

 

 

Frío en la sala
libros escarchados
fuego en la mirada
rabia en los despachos

jóvenes comprometidos
orgullo de nuestra era
tu lucha es mi lucha
el mañana te espera

héroes cotidianos
resistiendo la marea

mientras
abyectas cucarachas
corrupciales siervas
arrastran sus cadenas
golpean
            amenazan
                        jalean

mas no acallan las voces
del futuro en las aceras

la dignidad de las aulas
no se muere ni se ahoga
ni se vende en las esquinas

dignidad comprometida.

Beatrice Borgia, 17 de Febrero de 2012

SABIA Y CAPRICHOSA

A veces la vida es sabia
nos aleja y espera, confiada,
que sepamos ganarla,
que la merezcamos de nuevo.

Julio González Monzó

El sol vino a verte
despojado de penas
tus manos entreabiertas
deshojan la espera

y la vida
la puta vida
desenreda el destino
abre sus carnes      
abraza tu camino

corazón naufragado
caminante ensombrecido
recuerda tu risa
que el tiempo no es tonto

y la vida
sabia y caprichosa
te arrastra sin medida
entre versos y besos
amoristades   poesía

que la felicidad no duela
y la broma no sea de goma

que el amor te asalte
y bailes tu último tango

que la noche se acabe
y abraces un nuevo día

harto de sobrevivirte
no te enredes
puta y juguetona
así es la vida.

Beatrice Borgia, 16 de febrero de 2012

EL BAILE

 

 

 

 

 

Danzar con el viento
antes de la tormenta
abrir el pecho            a tientas

arder sin rumbo
embriagada
de polvo de estrellas

lamer tu aliento
a borbotones

gemir en silencio
al son de las mareas

pieles orgasmadas
en la pista de baile
contoneo de caderas
               desbocadas

achicando el deseo
ríos de lava
entre tu sexo
            y mi sexo

abrazando      confiada
tus oscuros anhelos
saboreando las notas
de tu vientre
            entre mis dedos

eternizar el recuerdo
del amor a destiempo
recrear el primer
y último baile

entre sones
suspiros
y versos.     

Beatrice Borgia, 13 de Febrero de 2012