DELINCUENTES

bonnie___clyde_8

 

 

 

 

 

 

Mientras dejo sonar el teléfono
vagabundeo en los hilos que sobresalen
cuando la ventisca ya se apaga
y el sol se despereza

e ingenio algún delito

como asaltarte a media mañana
y saborear cada surco sin mediar palabra

olvidarme de los tiempos
estrellar el teclado en la ventana
invadir el asiento trasero de tu casa
y darnos a la piel sin horarios

meterte mano en los conciertos
y gritar en los portales

hasta que nos echen
por escándalo público
como simples

delincuentes.

Beatrice Borgia, 30 de abril de 2013

Anuncios

UN SUR

sur

 

 

 

 

 

Cuando se abren paso las olas
entre campanillas descubiertas
donde somos piel y calma

en estas ganas locas de romper farolas
un viernes por la noche
por el placer de imaginar tu rostro
reavivando la morada prohibida
mientras se escapa un mordisco
en ese rincón donde te late el deseo

pero también en los adverbios
y en los adjetivos que engarzamos
a veces
donde sueñan las magas;

no me hagas mucho caso:

sucede que es abril
cuando mi sur

relampaguea.

 

Beatrice Borgia, 24 de abril de 2013

EL AMOR

o_agua

 

 

 

 

 

 

Martillear con furia
cemento e indiferencia

mudar cien veces la piel
y seguir arañando esquinas
desterrando para siempre
al homicida de la letra

porque el amor no se define
en la soledad de los cobardes

y hará falta mucho más
que tiendas en las plazas
pegatinas en los portales
galopes frente a alimañas

no será suficiente
y habrá que mojarse
hasta ser manantial y océano

para poder salvarnos.
Beatrice Borgia, 21 de abril de 2013

MIENTRAS LA CIUDAD DUERME

abrasex

 

 

 

 

 

Vamos a guardarnos en reposo
donde tu y yo sólo seamos tu y yo

al menos rescoldos a babor
boqueando en sudor y saliva
entregados al primer gemido

mientras la ciudad tiembla
y son otros los ojos

que se apagan

cuando todos duerman
y no haya testigos del delito
dáteme en carne y verso

pero
a fuego lento.

 

Beatrice Borgia, 21 de abril de 2013

AHORA

amor

 

 

 

 

 

 

 

Midiendo tiempos

manteniendo el tipo
como que no va contigo la cosa
y aquí todo sigue igual

pero suena el teléfono
y hablamos de esto
aquello y lo otro

entonces
el ronroneo de las palabras
me transporta a tu boca
donde cuento las calles
de aquella adolescencia tardía

bendita adolescencia;

ahora
que el amor pasó de moda
y lo que se lleva es la lucha
estar a pie de calle (otra vez las calles)
sumando gritos y carreras

ahora
que no hay tiempo para suspiros
porque otro niño duerme en la acera
y siguen apretando más y más fuerte
sólo por ver hasta dónde aguantamos
en qué momento abocamos vísceras
o nos lanzamos al vacío

ahora (repito)
mientras escucho tu voz

se quiebra el adobe.

Beatrice Borgia, 19 de abril de 2013

 

REGADIEM

libro_regadera

 

 

 

 

 

 

 

 

La RegaDiem es un no-espacio
donde se trenzan sílabas y abrazos
donde vuelan lágrimas y cuchillos
y be-r-sos

algunos viernes
se concreta en el espacio
de La Regadera

otras en algún sitio
de la ciudad de Valencia
donde exista tiempo y materia;

la RegaDiem es cada suspiro
entrelazado a media tarde

donde los cuchillos (estos y los otros)
se vierten (al fin)
sobre una taza recién inaugurada

concretándose en lunes
martes
viernes
o, tal vez

en los domingos en que el amor
nos pone contra las cuerdas;

de la RegaDiem surgen cuerdas
que desgarran discursos
y que unen sin atar

cuerdas que vuelan
como soplos de miradas infinitas

que se concretan en caricias
al abrigo de una pantalla de cine
convertida en espejo

es la mirada del niño
que descubre la primavera
cada beso robado
al final de la noche

extremidades
que arremolinan suspiros
frente al verso que más calienta

la comuna de todas las sales y
a veces

el andar que nos despierta

tiempo y materia.

María Mar & Beatrice Borgia, 15 de abril de 2013

Y DARSE CUENTA… O NO

dibujo_de_un_ojo_a_lapiz_446245_t0

 

 

 

 

 

 

Cuando hablamos de poesía
y recitas despacio tus últimos versos
buscando mi aprobación

me dan ganas de darte un pellizco en la nalga izquierda
o morderte el dedo con el que señalas las sílabas
sacarte de tus casillas y colocarte en las de enfrente
para que veas

cómo nos removemos en nuestras sillas
con tus imputados e imputadas
en los recortes de cifras y letras
con esas bestias a las que les da igual
aunque a nosotros nada nos de igual

cómo nos reímos de nosotros mismos
pues es cierto

todos se sienten jefes en algún momento
y la leche que mamamos los poetas
ya se sabe
esperma, pedos, flujo, leche entera vitaminada
y siempre pidiendo por el placer de pedir

pero no
no queda aquí la cosa

también verías cómo se nos encienden las vísceras
y algún nudo invisible une de tajo tanta glotis desnuda

frente a los archivos del antiguo Cuartel
de la Guardia Civil de Venta del Moro (ya sabes)
mientras nos roban la comida en las narices
o con el puto esférico arreando a las bestias
sí, otra vez aparecen las bestias

o cómo fantaseamos
cuando no podemos pegar ojo
y hace frío ahí fuera
tanto como aquí dentro

con el amor siempre de cuerpo presente
donde deberíamos rozarnos la piel
más a menudo;

aunque no
es mejor que no te des cuenta

y sigamos trabajando
día a día
mano a mano
hombro a hombro

labio a labio.

Beatrice Borgia, 13 de abril de 2013

POR QUÉ

amor libre

 

 

 

 

 


Porque me inauguras las mañanas
entre pulsaciones y fonemas

porque descorres los silencios
susurrándole al vacío

porque atesoras secretos
y embestimos misterios nuevos

porque me arrancas
gemidos sin pieles
y amordazas enredos
en patios desgajados

pero
sobretodo
porque no me tienes

y no te tengo.

 

Beatrice Borgia, 11 de abril de 2013